sábado, 15 de junio de 2013

LOS PROTAGONISTAS DEL TRATADO PAREDES-KNOX, 1911



General y Diplomático, Juan Evangelsita Paredes (1866-1922)



J. E. Paredes, extremo izquierdo, de pie, cuando estudiaba Contabilidad

en Central Valley School, Nueva York

Estudio escrito por J. E. Paredes, 1912


Philander C. Knox




Oradores anti-yankistas, Tegucigalpa, 1911

El gobierno hondureño, a través del Ejecutivo, gobernado entonces por el mandatario, Miguel R. Dávila, inició gestiones en Washington para readecuar mediante  un préstamo la deuda contraída durante la administración de José María Medina con bancos ingleses y franceses para la construcción del ferrocarril interoceánico. Como resultado de gestiones diplomáticas, la casa financiera estadounidense Pierpont Morgan and Co., ofrece prestar  al gobierno de Dávila diez millones de dólares para amortizar la deuda. El acuerdo suscrito es conocido como Convenio Knox-Paredes por el nombre de los representantes norteamericano y hondureño, Philander Knox y Juan Paredes. Fue rechazado por las legislaturas de ambos países. 

El Tratado Paredes-Knox, por aprobarse en Enero 26 de 1911, ofrecía una salida. La Banca J. P. Morgan de Estados Unidos se haría cargo de la deuda y daría satisfacción a los ingleses. Se impulsaría, hasta llegar de ser posible al Golfo de Fonseca, la construcción del ferrocarril, dándosele la concesión de su manejo a la Rosario Mining y a su gerente, don Washington Valentine. Como garantía para este nuevo pago de la deuda, el gobierno de Honduras ponía en prenda el ingreso de sus aduanas.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos supervisaría para que Morgan, Valentine y sobre todo la república hondureña cumplieran con el Tratado. Aunque auspiciado por su propio gobierno, a las empresas bananeras norteamericanas que estaban en fase de crecimiento este Tratado les molestaba. 
.

Mr. Samuel Zemurray financió la revuelta de Manuel Bonilla precisamente para evitarle estos contratiempos al emergente negocio bananero.
el Departamento de Estado tuvo que reconocer que Manuel Bonilla y Mr. Zemurray habían ganado la partida, que no había ambiente entre la clase política hondureña para un Tratado semejante y que al fin y al cabo la presencia influyente de los empresarios bananeros en Honduras seguiría siendo parte feliz de la diplomacia del dólar.

1 comentario:

  1. Hola Nuevamente anteriormente había solicitado mas sobre la familia paredes gonzález soy hijo de sandra margarita por favor cualquier información será agradecida nuevamente mi correo gustgonz123@gmail.com

    ResponderEliminar