viernes, 15 de agosto de 2014

CONFUCIO MONTES DE OCA. PINTAR EL DOLOR HUMANO


Don Miguel Montes de Oca, el padre




Doña Josefa Acsota, la madre




Zoroastro, el hermano, 1953.




Elvia Montes de Oca, junto al cuadro "Safo", 1979.




Elvia, la hermana




Confucio Montes de Oca




Confucio ante una de sus obras.




El pintor junto a varias de sus obras.






El Forjador, uno de sus cuadros más representativos.


Nació en La Ceiba, Atlántida en 1896, fue hijo de Miguel Montes de Oca y de Josefa Acosta. Se incorpora desde muy pequeño en una compañía trashumante de titiriteros que recorría el país haciendo teatro en los pequeños pueblos enclavados en las zonas más ásperas de las montañas del país. Confucio marchó a Europa mediante una beca concedida por la Dirección General de Aduanas de La Ceiba en 1919, subvención que le fue cancelada al año siguiente cuando el joven pintor estaba recién instalado en París. El cuadro ganador del Salón de Invierno de París es el titulado "El Forjador", una obra integrada dentro de las líneas del post-impresionismo, Confucio, harto de las extravagancias y exageraciones del Modern Style retorna al neoclasicismo de Ingres y Derain. Esta obra, realizada por un joven de 22 a 24 años, nos sugiere la genialidad del ejecutor para interpretar el movimiento que en ese momento se gestaba en la ciudad luz. Sus figuras humanas tenían formas exaltadas por su belleza y armonía, utilizando colores transparentes. Se han perdido la mayor parte de sus obras, quedando muy pocas en colecciones. Murió en 1925, dos meses después de regresar a su patria. (Longino Becerra).

El autor agradece la colaboración de Estrella Aguilar y de Guillermo Bulnes Rosales, su colaboración para realizar esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario